¡La independencia financiera sí es posible!

La estrategia la conocemos, seguimos y comentamos mucha gente en blogs y foros: Invierte en buenas empresas, líderes de su sector que tengan un historial de dividendos crecientes para que puedan aportar unos ingresos adicionales en el futuro. Pero la eterna pregunta siempre está ahí, ¿Funciona? ¿Conoces a alguien que lo haya hecho?, os traemos la historia de Eloy para que lo leáis vosotros mismos.

Hola a todos, soy Eloy (Snowball en mi hilo de la página de www.invertirenbolsa.info) antes de arrancar con mi historia, me gustaría agradecer a “Libre Inversión” por invitarme a participar en su maravilloso blog del que soy asiduo lector. Por mi parte, todo lo que pueda servir para ayudar a los que lleváis menos tiempo en este mundo, bienvenido sea. Ojalá hubiese existido tanta información y blogs de calidad como este cuando yo empecé a invertir en bolsa.

Bueno, pues ahora sí, os voy a contar mi andadura por este maravilloso mundo bursátil, los errores que he cometido por el camino (que como veréis son muchos) y como he ido reconvirtiendo la estrategia poco a poco hasta centrarme en invertir el grueso de mi cartera en empresas de la máxima calidad, con un historial impecable de trato al accionista (dividendos crecientes y programas de recompra de acciones) y en las que estoy convencido que sus productos o servicios seguirán siendo usados en 20 o 30 años. Es decir, estrategia B&H combinada con DGI (“Dividend Growth Investing”).

La verdad es que el mundo de la bolsa siempre me ha llamado la atención, pero no fue hasta 2008 cuando realice mi primera operación. Antes de eso no me hacía falta romperme mucho la cabeza, ya que las entidades bancarias de nuestro querido país ofrecían hasta 5% TAE por depósitos a 12 meses (que tiempos aquellos de la guerra de los depósitos).  Lo que si es verdad es que en 2008 no empecé de cero, ya que aproximadamente desde 2002-2004 comencé a ahorrar y a invertir en depósitos y fondos de inversión.

Curiosamente empecé a interesarme más por la bolsa gracias a mi mujer y su familia que, sin quererlo, me abrieron los ojos y me mostraron las bondades de la estrategia de invertir en dividendos. Mi mujer tuvo la suerte de que sus padres, poco a poco, le fueron formando una cartera en las principales empresas de nuestro “querido” Ibex35: TEF, SAN, BBVA, IBE, FER, REP e ITX, entre otras. Recuerdo que las primeras veces que me contaba que había cobrado tanto del dividendo de TEF o del de SAN (en ambos casos antes de los recortes del dividendo tras hacerse insostenibles) y yo lo comparaba con mis fondos de inversión que no me daban nada y encima tampoco tenían revalorizaciones significativas y me decía a mi mismo que algo tenia que estar mal con mi estrategia.

También recuerdo en comidas familiares que mi suegro contaba que cobraba en dividendos netos anuales más o menos lo mismo que lo que recibía de su pensión de jubilación, o de cómo le daba igual que la acción de SAN subiese o bajase porque ya había cobrado en dividendos lo que había invertido inicialmente (de la época que daba más de un 10% de RPD) y ya las tenía totalmente amortizadas.

Fue entonces, cuando comencé a leer artículos en internet, además de la prensa salmón que en ese entonces creía que daba información válida para invertir. Sin hacer más larga la historia, a mediados de 2008 abrí el Broker Naranja de ING y, como muchos por aquí, comencé comprando acciones del mercado nacional (más vale malo por conocido…iluso de mi). Ese fue mi primer error, centrarme exclusivamente en el mercado nacional cuando ahí fuera hay empresas de muchísima más calidad que las nuestras y con décadas de incremento de dividendos y de creación de valor a sus espaldas.

En ese entonces no tenía muy clara la estrategia a seguir y a pesar de que sabía que a gente de mi entorno le había funcionado el B&H, a mí me quemaban las plusvalías latentes y estaba haciendo más trading y especulando que realmente invirtiendo. Encima el timing no fue el más adecuado ya que en septiembre de ese año cayó Lehman Brothers y la historia posterior ya la conocemos todos.    

Así que después de dar varios tumbos y conseguir más pérdidas que plusvalías, además de las comisiones pagadas al Broker y pasar por Hacienda, decidí parar un poco y formarme de verdad antes de seguir jugando con el dinero que tanto cuesta ganarse. En esa época empecé a leer los típicos libros de inversión por los que todos hemos pasado: “Padre Rico, Padre Pobre” de Kiyosaki, “El Inversor Inteligente” de B. Graham, “El Hombre más Rico de Babilonia”, etc. y a seguir Blogs de B&H y bolsa en general.

En paralelo veía como mi mujer seguía cobrando puntualmente sus dividendos sin hacer prácticamente nada ni interesarse por la cotización de sus empresas. Así que cada vez tenía más claro que mi estrategia sería invertir en empresas conocidas con buena RpD. Obviamente todavía no tenía mucha idea de análisis fundamental ni había escuchado la estrategia DGI, pero empezaba a salir del lado oscuro y a ver un poco la luz.

Aun estando seguro de que la inversión en dividendos combinada con el B&H era la estrategia adecuada para empezar a formar cartera de valores seguros que no vendería nunca, salvo que empeorarán significativamente los fundamentales de la compañía, yo seguía cometiendo errores.

Por poner algunos ejemplos en 2009 compré mis primeras ITX al maravilloso precio de 7,45€ (ajustados tras el split de 5:1 que realizó en 2014), en 2010 seguí acumulando hasta llegar a 315 acciones de la textil a un precio medio ajustado de 9,94€. Pues parecía que todo iba viento en popa y que por fin me había centrado en la estrategia. Pues no, en 2011 tuve la maravillosa idea de vender Inditex porque ya había subido mucho y la vendí a 12,64€ (ajustado tras el Split). Es decir, vendí con una jugosa revalorización del +28,34% incluyendo dividendos. Ahora veo esos precios y me tiro de los pelos, con ITX cotizando a 25,43€ (tras las caídas recientes) podría tener unas plusvalías latentes de 144,45% + dividendos. En mi cartera actual llevo ITX a un precio medio un poco por debajo de la cotización actual (23,15€).

Algo similar me paso con AAPL (mi primer valor del mercado americano) comprada en julio de 2010 al maravilloso precio de $35,79 (ajustado tras el split de 7:1 que realizó en 2014). En 2011 seguí acumulando hasta llegar a 33 títulos de la empresa de la manzana a un precio ajustado de $49,01. Que en 2012 vendí con una revalorización de +54% (sin dividendos porque AAPL todavía no distribuía al accionista). Tras la venta me sentía el más listo de la clase, hasta que me di cuenta que la acción no paraba de subir y que en realidad la quería en cartera (como buen fan de la empresa de la manzana). Ahora las llevo a un precio medio ajustado (tras el split) de $86,33 y desde entonces no he podido volver a comprar porque siempre me parecen caras en comparación con mi precio de adquisición. Actualmente cotizan a $216,3 y por tanto tengo una revalorización de +197,84 (incluyendo dividendos), pero si no hubiese vendido mi paquete original tendría una revalorización de +437,67 + dividendos.

Y así podría seguir con ejemplos similares de otras empresas TOP como MSFT (compradas a $27,22), KO (compradas a $31 tras ajustarla al split de 2012), SBUX (compradas a $33), BAYN (compradas a 51,75€), AXA (compradas a 10,19€), entre otras, que posteriormente siguieron subiendo y ahora llevo en cartera a precios más altos que los originales.  

MORALEJA: Las empresas de calidad no se venden.

Obviamente no solo cometí errores de hacer trading con acciones de calidad que no paraban de subir y que no me interesaba vender, también compré acciones que no se ajustaban a la estrategia o que no tenían la calidad para entrar en una cartera sólida de inversión en dividendos, como Inmobiliaria Colonial (compradas en plena crisis financiera y del ladrillo y vendidas en junio 2012 con una pérdida de -88%), Mediaset (vendidas en julio 2012 con una pérdida de -44%), Arcelor Mittal (vendidas en octubre 2012 con una pérdida de -22%), entre otras.

Fue entonces en el verano de 2012, tras meditarlo tranquilamente al lado del mar, que decidí “ahora sí” centrar la estrategia y dedicarme a comprar acciones de la máxima calidad, con buen trato al accionista y reinvertir los dividendos para hacer que la bola de nieve se haga cada vez más grande gracias a la magia del interés compuesto.

Coincidió que en esa época empecé a descubrir varios blogs de inversión especializados en dividendos y tuve la suerte de leer mi primer libro de Gregorio: “Educación Financiera Avanzada partiendo de cero”, que me ayudó muchísimo a cambiar el chip y dar el paso final de liquidar las acciones que no me interesaban o no se ajustaban a la estrategia, vender los fondos de inversión que me quedaban e invertir únicamente en las empresas que considerase aptas para la estrategia. Más adelante también leí otro libro de Gregorio: “Cómo invertir en bolsa a largo plazo partiendo de cero” que ya fue la guinda del pastel.

Al tomar esa decisión sí que tuve buen timing porque justamente fue ese verano cuando se decía que España iba a ser rescatada, que el Euro se iba al garete y fue cuando salió Super Mario Draghi a decir que iba a hacer “Whatever it takes” para defender el Euro. Mientras tanto yo estaba comprando Mapfre’s a 1,3€, SAN a 3,5€, entre otras. También ese año compré las acciones USA que más revalorización tienen en mi cartera actualmente.   

Aun así, continuaba cometiendo errores por el camino como sobreponderar mi cartera al principio en empresas IBEX, vender acciones de la máxima calidad y que siempre parecen caras en el mercado americano como BDX, MSFT, CSCO e INTC únicamente porque habían alcanzado una revalorización del +100% en mi cartera y creía que si vendía la mitad recuperaría lo invertido y estaría jugando con el dinero de la casa, pues bien, las acciones que aún mantengo en cartera de dichas empresas tienen una revalorización de +183,6%, +253,2%, +149,7% y de +160,5%, respectivamente, es decir, vendí la mitad al alcanzar el 100%, con ese dinero seguramente compré acciones de menor calidad y me perdí las revalorizaciones y dividendos desde entonces. Mal negocio!       

Ojo, que esas revalorizaciones no las digo por presumir, sino por mostrar las bondades de esta estrategia al comprar y mantener acciones de la máxima calidad.

Y esa es la historia de cómo, tras dar varios tumbos y cometer infinidad de errores, por fin centré cabeza y me decanté por una estrategia que en mi opinión la puede seguir cualquier persona sin tener conocimientos avanzados de finanzas ni de cualquier otra cosa. Únicamente requiere sentido común, bastante paciencia (sobre todo los primeros años que la bola de nieve va bastante lenta) y dedicación para leer los informes de las Compañías, libros de inversión, newsletters, artículos de páginas especializadas y sobre todo, seleccionar únicamente aquellas empresas en las que consideremos que nuestros hijos seguirán consumiendo sus productos en el futuro, que tengan varias décadas de incremento de dividendos, buen trato al accionista, un balance saneado y un equipo gestor impecable.

Si avanzamos hasta el presente, ahora tengo 80 valores en mi cartera principal, siendo las que más peso tienen en cartera las siguientes (ordenadas por peso):  ENG, MAP, REE, MSFT, IBE, NTGY, MCD, PG, SAN, AAPL, DIS, ALV, KO, JNJ, T, HSY, CSCO, MMM, ITX, PM, INTC, MO, NSRGY, DGE, CS, TRV, EBRO, CVX, AXS, GIS, ACS, ABBV, REP, AFL, FER, KMB, WBA, BDX, MUV2, PEP y MRL. Ojo, que estas empresas las he ido adquiriendo en distintos momentos y por tanto no todas están a precios atractivos actualmente.

Por poner algunos ejemplos, actualmente MSFT tiene una RPD según Bloomberg de 1,74%, pues yo la llevo a un YOC (Yield on Cost) bruto de 5,43% y YOC neto (después de retenciones y tipo de cambio) cercano al 4% en 2017 (en 2018 todavía me falta recibir el dividendo de diciembre). Esto se debe a que MSFT la he adquirido a precios bastante más bajos de los actuales ($33,86 vs $103,73 de cotización actual) y la importancia de los dividendos crecientes (DGI). MSFT lleva 16 años incrementando el dividendo a tasas de 13,9% anual en los últimos 5 años.

Otro ejemplo es BDX que actualmente tiene una RPD según Bloomberg de 1,3%, en este caso mi YOC bruto es de 3,16% y mi YOC neto fue de 2,4% en 2017 (en 2018 todavía me falta un cobro). Al igual que MSFT, BDX la he adquirido a $94,90 (vs $230,6 de cotización actual) y lleva incrementando su dividendo durante los últimos 46 años a un ritmo de 9% anual en los últimos 5 años. Y así podría seguir con otros ejemplos como AAPL con una RPD actual de 1,37% vs un YOC bruto de 3,4% o INTC con una RPD actual de 2,51% vs un YOC bruto de 5,5%.  

Antes de despedirme, por animar al personal y a los más novatos, me gustaría deciros que esta estrategia es posible y que, aunque es lenta al principio, una vez que alcanzas un nivel de dividendos y los vas reinvirtiendo (sumados al ahorro), los resultados son espectaculares y la fuerza del interés compuesto se empieza a notar. Para mí lo más difícil ha sido llegar a los 100K de ahorro, a partir de ahí se empieza a notar que la bola de nieve cada vez va más rápido.

Recuerdo que cuando empecé a centrar la estrategia, veía la cartera de mi mujer a años luz de la mía. Pues ahora, 6 años después la he superado no solo en valor, sino también en dividendos anuales (actualmente yo cobro aproximadamente 1.000-1.100€ de media de dividendos mensuales y ella 750€). La diferencia radica en que ella no reinvierte todos sus dividendos y para mí son intocables, además su cartera es prácticamente 100% IBEX con pocas empresas DGI.

Obviamente esos 1.000-1.100€ son la media, ya que hay algunos meses flojos como febrero, marzo y agosto en los que los dividendos netos rondan los 500-650€ y otros meses fuertes como enero, mayo, junio, julio y diciembre donde los dividendos netos están en la franja de 1.000-1.900€ mensuales. Por animar al personal, mi media de dividendos netos mensuales en 2014 era de 350€, a partir de ahí he conseguido incrementarlos año a año hasta llegar a los 1.000-1.100€ actuales.

Es verdad que tengo la suerte de tener un sueldo medio-alto (sin llegar a lo que Podemos considera “ricos”) y que en esos 6 años me he llevado una jugosa indemnización tras un ERE por compra de mi empresa por otra (que ha dado un buen empujón a la cartera), pero también tengo 2 hijos, hipoteca que pagar a fin de mes y me gusta darme mis lujos (con cabeza eso sí), lo importante es ahorrar todo lo que se pueda, invertirlo en empresas TOP, reinvertir los dividendos y dejar que la bola de nieve y el interés compuesto hagan el resto del trabajo.    

Como he comentado a lo largo de la entrada, lo importante es recordar la fórmula mágica del ahorro + la inversión en dividendos crecientes + la reinversión de los mismos + la paciencia + el tiempo = la fuerza del interés compuesto.

Cualquier duda, estaré encantado de responderos en la zona de comentarios de este maravilloso blog.

Buen negocio a todos y que la bola de nieve siga rodando!

 

Mostrando 10 comentarios
  • Luis
    Responder

    Hola, genial artículo. Muchas gracias por compartir tus experiencias.
    Tienes algún enlace con tu cartera y precios medios de compra? Casi nunca se suele poner pero a mi me parece muy interesante conocer ese dato.
    Gracias y enhorabuena

  • Anónimo
    Responder

    Gracias por contar tu historia Snowball, es muy inspiradora.

    Yo llevo 4 años, he invertido los ahorros de toda una vida trabajando, la cartera ya vale 104k y recibo 3100 euros de dividendos al año después de impuestos.

    Me faltan aún muchos años para la IF.

    Lo más complicado hasta ahora, la gestión de la liquidez y la disciplina en el ahorro.

    Estoy tan invertido, que solo me queda un pequeño colchón para pagar gastos del día a día, no tengo fondo de emergencias para comprar en caso de crack y cada vez me cuesta más ahorrar porque me encanta viajar y eso que viajo buscando siempre ofertas para no gastar mucho.

    Siempre pienso que volveré a ahorrar masivamente y reconstituir ese fondo de emergencias cuando el mercado entre en burbuja, cuando todas las empresas dignas de ir a la cartera coticen a PERs muy altos, pero es que últimamente se encuentran buenos precios, no gangas, pero sí buenos precios y claro, es difícil dejar de comprar.

    Luego pienso en la venta de PUTs y claro, yo no me quiero apalancar nada, luego he de ahorrar antes de vender una PUT y cuando ahorro unos meses en vez de vender PUT alguna, invierto ese dinero para comprar más acciones, lo cierto es que aún no he vendido ni una sola PUT.

    ¿Utilizas ETFs? ¿Qué brokers tienes? ¿Pagas muchas comisiones de custodia y otros conceptos?

    Muchas gracias y cordiales saludos.

    • Snowball
      Responder

      Buenas, gracias por tus comentarios y enhorabuena por la cartera que estas formando. Para mi lo más difícil ha sido llegar a esos 100K € que comentas, así que ya has superado la prueba más difícil.

      Pues yo tampoco tengo colchón para cuando se produzca un “crash bursatil” ya que prefiero “Time in the market” que “Timing the market”. Aunque sí que tengo una cartera de mineras que suelen comportarse a la inversa del mercado, así que en caso de Crash pienso venderlas y con ese dinero comprar empresas de la máxima calidad de mi cartera principal.

      Respecto a los ETFs, sí que tengo algunos que pagan dividendos mensuales. La próxima entrada de mi hilo irá sobre esto, así que en breve podrás leerla.

      En relación con la venta de PUTS he empezado en abril de este año y voy muy poco a poco. La cartera de PUTS representa un 1,6% sobre el total de mi cartera, así que en este apartado me declaro un novato.

      Respecto a los Brokers tengo ClickTrade, Selfbank e ING para acciones y R4 para PUTS. He elegido estos brokers porque no pago nada de comisiones de custodia y por no complicarme con el 720, pero es verdad que las comisiones de compra son bastante mayores que en IB o en DG, así que me estoy planteando abrir cuenta en el Disneyland de las Inversiones (IB).

      Un saludo,

  • Jose
    Responder

    Yo tengo una cartera de 75k y al final de año será de 105 xq me cumple un problema.
    Todo lo tengo en el Ibex xq no me quiero complicar fuera y dan poco dividendos.
    No tengo colchón xq soy funcionario y el sueldo lo tengo asegurado.
    Una pregunta,cuando tienes pensado disfrutar del dinero xq todo el mundo lo deja para la jubilación pero la vitalidad se pierde.
    Yo quiero para el próximo año q ya sacamos 4000€ +- en dividendos disfrutar gastando.
    Q opinas.
    Gracias

    • Snowball
      Responder

      Hola Jose, gracias por tu comentario y enhorabuena también por tu cartera!

      En cuanto a lo de la cartera 100% Ibex, te animo a perder el miedo a salir al exterior, ya que ahí fuera hay empresas mucho mejores que en nuestro querido índice con décadas y décadas de dividendos crecientes que a largo plazo se notan, a pesar de tener una RPD inicial más baja que las locales.

      Respecto a la pregunta de cuándo tengo pensado jubilarme, yo pienso en grande, ya que no me gustaría ser un mileurista IF, de hecho los ingresos pasivos apenas cubren aproximadamente el 50% de mis gastos, así que aún me quedan unos años para llegar al 100% + un margen de seguridad.
      Pero está claro que pienso alcanzarlo antes de llegar a la edad de jubilación, porque como bien dices, la vitalidad se pierde y hay que intentar disfrutar de esos años.

      Un saludo,

  • Luis
    Responder

    Otra pregunta: en el hilo de invertirenbolsa.info dices: “aproveché una oferta de una empresa americana dedicada a la publicación de varias newsletter de inversión que para mi gusto son de la máxima calidad y me hice “Lifetime Member” por un módico precio + una cuota anual no muy elevada”.
    ¿Que empresa es esa? Morningstar? Me gustaría saber porque estoy buscando algo parecido.
    Saludos.

    • Snowball
      Responder

      Te respondo Luis, es Stansberry Research. Tienen varias newsletters, para mí la mejor es la de su fundador: Stansberry Investment Advisory, no te arrepientas.

  • Manuel
    Responder

    Hola
    Gracias por el post, se agradece ver qué hay luz al final del túnel 🙂

    Podrías hacer un pequeño resumen de los años que has tardado y como ha evolucionado tu cartera en relación a tu edad?

    Yo por el momento lo tengo todo en fondos para evitar el pase por Hacienda.

    Gracias!

    • Snowball
      Responder

      Hola Manuel, gracias por tus comentarios y perdona que no haya respondido antes, pero después de unos días sin mensajes, no había vuelto a entrar al post a revisarlos. Pues como ponía en la entrada he empezado a ahorrar entre 2002 y 2008 en depósitos y fondos y en 2008 fue cuando empecé con la bolsa, pero no fue hasta mediados de 2012 cuando realmente me centré en la estrategia B&H y DGI. Así que realmente llevo al menos 16 años ahorrando e invirtiendo, ya sea en depósitos (que en aquella época daban hasta el 5%), fondos o bolsa. Por si te interesa, en mi hilo tengo más detalles de como lo he ido consiguiendo y un cuadro con la evolución de los dividendos desde 2014. Un saludo,
      https://www.invertirenbolsa.info/foro-inversiones/showthread.php?12831-La-bola-de-nieve-aprendiendo-de-los-errores

Dejar un comentario

Comienza a escribir y pulsa Enviar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

Aceptar