Opinión del libro: Confusión de confusiones

 

 

Confusión de confusiones, escrito y publicado en Ámsterdam en 1688 por Joseph de la Vega, es el primer libro de la historia en cualquier idioma sobre Bolsa y aunque parezca extraño, pasaron varios siglos hasta que vio la luz el siguiente.

 

Seguramente el nombre de Joseph de la Vega no os suene para nada, sin embargo, este judío sefardí, comerciante, inversor y escritor español del siglo XVII fue uno de los pioneros en la literatura financiera universal. Su principal valor no radica en ser un adelantado a su tiempo, sino en su modernidad.

 

El libro describe el ambiente en la bolsa más importante del momento, la de Ámsterdam; los tipos de contratos de la época, tan avanzados como los que rigen nuestros mercados financieros actualmente, las euforias y pánicos y los engaños que usaban los participantes para ganar dinero.

Por esas fechas en Ámsterdam se especulaba con trigo, arenques, especias, aceite de ballena e incluso tulipanes. A partir de las expediciones a las Indias, en 1602 salió a cotizar a bolsa la Compañía Holandesa de las Indias Orientales de la cual también se habla en el libro.

 

A pesar de los cuatro siglos de diferencia, las similitudes con los mercados financieros actuales son increíbles. La psicología del inversor, el tipo de operaciones y las reacciones de los inversores son exactamente las mismas.

 

Este manual de bolsa lo escribió para aconsejarles a sus hermanos, que iban a vivir a Londres, como invertir. Confusión de confusiones esta organizado en forma de diálogo a tres bandas, entre un filósofo, un mercader y el especulador o accionista (el propio Joseph de la Vega), y en él aparecen muchas referencias bíblicas, históricas y mitológicas.

 

A pesar de ser un libro muy corto, apenas 140 paginas, nos enseña conceptos muy importantes tales como:

 

  • 4 preceptos o reglas de la inversión.

 

    1. Nunca aconsejéis a nadie que compre o venda acciones.
    2. Tomaos toda ganancia sin remordimientos por los beneficios perdidos.
    3. Los beneficios de la bolsa son los tesoros de los duendes.
    4. Quien desee ganar en este juego, debe tener paciencia y dinero.

 

  • Estímulos de las acciones.

 

Las acciones tienen tres estímulos para subir y otros tres para bajar: las circunstancias en las Indias, la situación política en Europa y la opinión existente sobre la propia bolsa”.

 

  • Los toros y los osos.

 

En estos garitos hay dos clases de tahúres tan opuestos entre sí que representan las antípodas. La primera es la de los toros que siempre empiezan el negocio comprando, porque como amantes de la Patria, del Estado y de la Compañía, desean continuamente que las acciones suban.

La segunda facción es la de los osos, y son los que siempre empiezan el negocio vendiendo, para compartir su misión, ser el verdugo de la Patria. De ellos es necesario huir como de la peste y no imitarlos jamás sino es en situaciones excepcionales. A los toros les encanta todo, lo elogian todo, lo exageran todo. Dan a entender a la gente que sus artificios son riquezas y que las cosechas crecen en las tumbas. Lo osos, en cambio, están completamente dominados por el miedo, la inquietud, el nerviosismo”.

 

Sin lugar a dudas un clásico totalmente recomendable, que se lee de una sentada en un par de horas y que es filosofía de inversión en estado puro.

 

 

Puedes encontrar el libro en Amazon haciendo clic en la portada del libro, el enlace de Amazon o aquí.

 

 

Nota: Si te interesa el libro te agradecería que usases alguno de los enlaces referenciados, los ingresos recaudados serán destinados al mantenimiento y mejora del blog.

Dejar un comentario

Comienza a escribir y pulsa Enviar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

Aceptar